Latinoamérica

4 ventajas de emprender en tus 20’s

By diciembre 5, 2018 junio 25th, 2019 No Comments

Larry Page y Sergey Brin comenzaron en Google cuando tenían 25 años. Steve Jobs y Steve Wozniak, fundadores de Apple, tenían 21 y 26 años respectivamente. Bill Gates tenía 20 años y su co-fundador fue Paul Allen, de 26 años. Marc Zuckerberg estaba en la universidad cuando creó Facebook. Así podríamos seguir una lista enorme de emprendedores que anotaron jonrones con sus empresas.

Si bien la experiencia es valiosa, algo que nos enseñan estos emprendedores de impacto, es que ¡tus 20 años podrían ser el mejor momento para iniciar tu camino como emprendedor!

A continuación, compartimos 4 ventajas que vemos de emprender en tus 20s: 

  1. Puedes tomar más riesgos

Empezar tu negocio exige de muchos sacrificios. Tienes que soportar una montaña rusa emocional por ser el fundador de tu Startup, de hecho. La depresión del fundador es muy real.  Por cada paso que des, puede parecer que estás retrocediendo dos. Pasar por todo esto te quita mucha energía física y mental.  Empezar tu negocio a los 20’s te permite tener menos responsabilidades fuera del trabajo, lo que ayuda a mantener los costos bajos y te ayuda a enfocarte en los resultados.

  1. Tienes la oportunidad de experimentar y jugar con ideas concebidas en la universidad

Las Startups y el espíritu emprendedor son palabras de moda en los campus universitarios. Los clubes de emprendimiento, conferencias y hackathons son actividades que buscan impulsar esta cultura entre los universitarios.  Este es el momento de desatar la creatividad, de buscar una solución para un problema y tratar de llevarla a la realidad.   Si no aprovechas este momento de experimentar, puede ser que te quedes atrapado en el mundo corporativo.  La mayoría de la gente que empieza a trabajar en una gran compañía se acostumbra a los lujos que ofrece un trabajo estable, sin embargo, se quejan de lo aburrido que es trabajar de 9 a 5.

  1. Puedes trabajar más de 12 horas al día

Empezar a emprender siendo joven te da la vitalidad necesaria para soportar turnos de más de 12 horas de trabajo continuo versus una persona que ya sentó cabeza, que tiene una familia y muchas responsabilidades. El tener que trabajar muchas horas seguidas es una práctica común en los negocios que se encuentran en una etapa temprana.  Crear un producto desde cero es una actividad que consume muchísimo tiempo.

  1. Estás abierto a aprender más, mucho más rápido

Normalmente, los primeros 5 años de tu carrera los querrás enfocar en aprender.  Si trabajas duro en una startup, aprenderás mucho más de lo que harías en un trabajo normal. Comenzar joven con tu propio negocio puede tener un tremendo impacto en el crecimiento de tu carrera futura, incluso si no tienes éxito. Es bien sabido que la mayoría de las startups fallan, pero los fundadores terminan haciéndolo muy bien.

Aunque muchos no lo toman en cuenta, es muy importante pensar desde el inicio qué tipo de cultura es la que quieres construir alrededor de tu negocio. Definir qué tipo de empresa quieres construir, cómo quieres que tu equipo se trate y más, es la base para mantenerlo firme.

Sabemos que esto puede sonar complicado. Por eso compartimos contigo algunos tips que te ayudarán a empezar con el pie derecho:

  • Vende tu visión: Para todo emprendedor, su negocio es un sueño hecho realidad. Sin embargo, es importante tener en cuenta que nadie quiere embarcarse en una nave sin rumbo. He aquí la importancia de saber venderle a tu futuro equipo tu visión a futuro. Esto ayudará a tu equipo a visualizar su futuro personal y profesional.
  • Haz contrataciones inteligentes: La mitad de toda cultura organizacional está establecida, si las contrataciones tienen sentido. Al contratar, busca que el candidato tenga una actitud positiva y alineada a tu visión. Las personas deben estar dispuestas a aprender, crecer, desarrollar un espíritu de equipo, escuchar, persistir y trabajar duro.  Estos atributos a veces son más importantes que los conjuntos de habilidades, ya que esto es algo que se puede trabajar mediante el entrenamiento.  Dado que las empresas se basan en las personas, tener las contrataciones adecuadas se convierte en el aspecto más importante para establecer la cultura correcta.
  • Establece el entorno correcto: Las personas inteligentes requieren un entorno de trabajo inteligente también. Y ojo, no estamos hablando de que esto significa tener una oficina elegante. Estamos hablando de brindar un entorno propicio para el crecimiento, el aprendizaje y la felicidad del trabajador, con la infraestructura adecuada y los procesos bien establecidos.
  • Promueve el talento: Reconocer y promover el talento interno es muy importante. La cultura organizacional debe fomentar la identificación y apreciación de los posibles actores clave. Esto aumenta la moral y genera una cultura basada en la productividad.
  • Fomenta una actitud laboral basada en la inspiración y el crecimiento personal: Esto traerá consigo más productividad durante un periodo a largo plazo.
  • Comparte el crecimiento y celebra las victorias: Aprende a comunicarte con la gente, aprecia sus esfuerzos y comparte elogios relacionados con alguna victoria o cumplimiento de la meta. Celebrar incluso logros pequeños, inducirá la felicidad dentro de la organización y creará un equipo responsable y más productivo.
  • Promueve el liderazgo: La mayoría de las empresas en sus inicios, cometen el error de no delegar, debido al miedo al fracaso. Pero es importante tener claro que las fallas generan aprendizajes y que solo aprendiendo de los fracasos es como nacen los líderes. Así que haz a tu equipo responsable y permíteles convertirse en grandes líderes.

Y no lo olvides, de acuerdo con los expertos, el 80% de la cultura de una empresa proviene de su fundador y, por lo tanto, la transferencia de su historia, inspiraciones, metas, y raíces al equipo central, es fundamental para formar una fuerte base cultural en tu organización.

Leave a Reply