Latinoamérica

¿Cómo llevar una idea emprendedora de la teoría a la realidad?

By febrero 6, 2019 junio 26th, 2019 No Comments

¿Tienes una idea de negocio pero no sabes cómo llevarla a la realidad? No te preocupes.  Lo primero que hay que hacer es decidirte a actuar y comenzar a hacer cosas que permitan que la idea se vuelva realidad, o por lo menos, se tenga la oportunidad de probarse.

Una vez que te decidiste, tienes que hacer un ejercicio de introspección y revisar si esa idea te apasiona lo suficiente, si está en tu flujo.  Si la respuesta es sí, entonces tu camino será mucho más fácil, ya que tendrás la perseverancia necesaria para ponerla en acción y también estarás más dispuesto a probar diferentes caminos y adecuarte al cambio, en caso de ser necesario, para ajustar tu producto o servicio inicial.

Consecuentemente, te recomendamos sentarte a estudiar tu idea a fondo y la compares con algunas otras que puedas tener. Entiende bien cuál es el problema que quieres resolver. En muchas ocasiones, la gente piensa que sólo tiene una única idea para emprender.  Sin embargo, una vez que se sientan a poner las cosas en papel, se dan cuenta de que hay muchas más cosas en su cabeza que pueden evaluar.

Para facilitar el proceso, podrías valerte de la matriz de análisis de decisión, usando los factores clave para analizar:

  • ¿Qué tanta inversión necesito para arrancar?
  • ¿Qué tan fácil será iniciar?
  • ¿Qué tan fácil será operar esa empresa?
  • ¿Qué tan conectado estás con esa idea?
  • ¿Qué tan fácil de vender es ese producto o servicio que estás pensando hacer?

Tip: Si puedes, invita a amigos, socios potenciales y conocidos y trabaja con ellos.  Tener un punto de vista externo siempre ayuda a ver las cosas imparcialmente.

Como segundo paso, te recomendamos salir a la calle y observar qué hacen actualmente las personas para solucionar el problema que te planteaste al principio y corrobora, entre otras cosas, si ese es un problema que valga la pena resolver.  Revisa su comportamiento, a quién acuden, cómo lo resuelven, esto será importante porque esa información también habla de tu posible competencia.

Una vez que tengas todo esto, puedes empezar a llenar el canvas de la propuesta de valor, que corresponde a dos de las principales cajas de Lean Canvas (Segmento de cliente – Producto o servicio).  Esto es un proceso largo, por lo que es bueno que busques ayuda para hacerlo de forma objetiva y no solo con tu punto de vista.

Con esto terminado, empieza la parte del prototipado, que dependiendo de tu producto o servicio puede ser muy complejo o muy sencillo de llevar a cabo, para que tus clientes potenciales lo puedan probar y llegues al punto de tener un producto mínimo viable (MVP), donde tus clientes se comprometan económicamente.

Si bien este tampoco es un proceso sencillo y también consume bastante tiempo, es importante que entiendas que esta parte es sumamente importante y, por ende, tienes que llevar a cabo el proceso poniendo atención en todos los detalles.  Si no lo haces así, corres el riesgo de tener que empezar de nuevo, y en el mundo del emprendimiento – donde no hay suficientes recursos – esto puede ser catastrófico.

Si necesitas ayuda, no dudes en contactar a quién pueda apoyarte, las ideas son solo ideas, no tienen dueño y solo cobran valor cuando alguien es capaz de hacerlas realidad.

Leave a Reply