Wadhwani Foundation

La Salud Global – Parte primaria de la agenda económica

By marzo 26, 2020No Comments

Parte importante de la agenda del Foro Económico Mundial es la salud global. 

Esta idea no siempre ha tenido ese nombre, y no siempre ha tomado su lugar en la historia económica como estudio central de los movimientos de la riqueza y su distribución, sin embargo su influencia es de importancia esencial.

El WEF en ese sentido también ha ayudado a comprender de manera clara que la salud es un factor determinante de la economía mundial por razones muy simples, primero, el gasto en salud con base en evidencias científicas es rentable para la salud misma y también lo es en términos de prosperidad económica pues además de salvar vidas genera riqueza.  El otro factor determinante es hacer notar que una población sana es una población productiva que crea abundancia. 

Así entendido, los debates del Foro Económico son más que una discusión en la agenda, pues sus tópicos generan discusiones de importancia internacional.

 

Los rubros alrededor de la salud publica que se discuten en el Foro y los cuales van llegando de manea paulatina a cada uno de los lugares que vivimos incluyen la investigación, las políticas fiscales y las coberturas sanitarias en los distintos países. 

La asamblea general de las Naciones Unidas, en observación de la magnitud de la salud global ha decidido también desde hace poco tiempo decantar sus esfuerzos en el tema pues según sus planteamientos ésta debe considerarse una inversión en el desarrollo humano y económico que es el cimiento de la lucha contra la pobreza y del desarrollo sostenible.

Sin embargo, la “salud global” como idea tiene una historia corta. La Federación Mundial de Instituciones Académicas para la Salud Global, recientemente constituida , está organizando un grupo de trabajo internacional para analizar y alcanzar consenso sobre una definición conceptual de lo que deberíamos entender como “salud global” pues el término debe ser analizado desde muchas aristas ya que los ámbitos de salud locales tienen repercusiones mundiales y la muestra la encontramos en las distintas pandemias que se han generado en los últimos años, incluyendo el coronavirus que se ha extendido y del cual aún no sabemos las repercusiones económicas, políticas y sociales que pueda traer consigo.

 

Esta situación sin embargo no es una tendencia nueva; aunque el momento en que se define a la salud publica como un ámbito de interés internacional, y después global seguramente nos lo dio el siglo XIX cuando se da la primera gran epidemia de cólera en Europa; sin embargo, existen antecedentes más antiguos que ya nos han demostrado que el flujo de las economías y las disrupciones generadas por la salud pública son de vital importancia para la historia económica del mundo. 

Los temas de salud siempre han estado tejidos irremediablemente a temas geopolíticos y socioculturales como los flujos migratorios, el cambio climático, la seguridad alimentaria, la distribución de los recursos para el desarrollo y la urbanización, los conflictos armados y la violencia en general.

En el universo de la estrategia de inteligencia enfocada en la salud global el Foro Económico Mundial tiene un desglose preciso de cómo este tema se enlaza a una cantidad increíble de asuntos de importancia mundial que en definitiva siempre se resuelven en el ámbito económico, territorial, regional y global.

 

Y es que si hacemos un breve recorrido den la historia de la medicina notaremos que en el transcurso del paso de los siglos el hombre ha tenido que afrontar problemas de salud que siempre han tenido repercusiones sociales, políticas y por lo tanto económicas también. La Plaga de Atenas del Siglo IV, que acabó con un tercio de la población, producto de un brote de tifoidea incontrolable, la peste Antonina de viruela del siglo I, la peste Cipriana que causó escasez de mano de obra para la producción de comida, y falta de elementos en el ejercito romano; la peste bubónica del siglo VI que  acabó con el 40 % de la población y se extendió a África, Asia y Europa, en el siglo VIII; el Sarampión que se extendió a Japón. Datos de salud curiosos como la Plaga de Baile de Estrasburgo en el siglo XVI, que al parecer fue un tipo de histeria colectiva, también fueron centrales en la historia económica de Europa.

Imposible olvidar el caso de la América precolombina que asediada por los europeos contrae una epidemia de viruela que ayudó a los enemigos a hacerse de las tierras con más facilidad.

Ya en épocas más cercanas, durante la modernidad y desde el renacimiento han aparecido brotes de importancia social y económica como la peste de Milán, la epidemia de Sevilla, la plaga de Londres, la peste de Viena , la dispersión de viruela en Islandia, la plaga de Marsella, la pandemia del Cólera, la Gripe rusa, española, asiática; la epidemia de risa en Tanganica, la gripe de Hong Kong, el sida, la difteria en la Unión Soviética, la polio, el SARS; gripes como la H5H1, H1N1, el cólera debido a un terremoto en Haití, el Ébola, un brote ya de coronavirus, el Zika,  y hoy mismo un nuevo coronavirus.

 

De tal suerte que las pandemias no son algo nuevo y tampoco lo es el hecho de que mengüen la economía de las naciones en momentos claves, y que incluso definan momentos históricos de suma importancia.

Lo único realmente nuevo es que desde hace 50 años se decidió integrar el ámbito de la salud pública, internacional y/o global como parte de la agenda de la economía mundial pues insisto, de la salud pública depende la generación de riqueza de las naciones.

La complejidad de las relaciones entre los temas globales y la salud son inagotables: gobernabilidad de la salud global que comprende la salud corporativa, los datos de envejecimiento de la población, la salud mental, el desarrollo sustentable, las finanzas publicas y la protección social, políticas públicas, las acciones humanitarias y la prestación de servicios de salud. Los procesos demográficos están directamente ligados al comportamiento de las ciencias, las perspectivas de la población joven, la salud mental, la agricultura, alimentos, ciudades, urbanización y el futuro de la alimentación. 

 

La salud del ambiente y el cambio climático son responsables de bosques, océanos, agricultura, seguridad de los recursos naturales, el agua, el cambio climático, el desarrollo sustentable y los riesgos globales.

Los temas de cobertura universal de la salud se emparentan con la educación, el desarrollo financiero, las finanzas publicas, los derechos humanos, el desarrollo de infraestructura y los servicios de salud. La preparación y respuesta hacia pandemias se emparenta con la 4ta. revolución industrial, la migración, los riesgos, la acción humanitaria, las comunicaciones, la salud, la tecnología, la colección de data y la comunicación que implica la precisión de la medicina, el futuro de la salud, la tecnología, la biotecnología y las comunicaciones digitales.

 

Visto así, no hay una sola parte de la economía que no se vea afectad por los ámbitos de salud: Una empresa depende de la salud mental y física de los involucrados en sus operaciones y un país también. La salud económica depende de la salud de cada uno de sus integrantes.

La importancia de atender los problemas de salud no sólo se limita a momentos de peligro como la posible generación de una pandemia o crisis en temas de salud mental como lo fue la histeria colectiva en el pasado o lo es hoy la depresión y la ansiedad. Atender la salud debiera se una prioridad cotidiana ya sea de manera mundial, global, internacional y nacional, sí, pero también local y territorial, porque todo tema de salud es un problema de índole global, de índole humana y universal.

Leave a Reply